domingo 23 de abril de 2017 - Edición Nº1792
PlayDeportivo » Polideportivo » 10 abr

VOLEY

Guillermo Orduna “En cualquier actividad se puede ganar o perder: lo importante es cómo”

Ex jugador de la selección nacional de voleibol. Profesor Nacional de Educación Física. Actual director técnico del equipo nacional de voleibol femenino "Las Panteras"


Antes de ser elegido como entrenador de la Selección Argentina de Voleibol femenino trabajaste un tiempo como director técnico de la categoría juvenil, ¿qué significó para vos esa experiencia?

El trabajo con jugadores en desarrollo es muy gratificante porque los jugadores jóvenes tienen una plasticidad cerebral que les permite incorporar conocimientos con mayor facilidad.


No solo es un desafío incorporar conocimientos técnicos sino también prepararlos para la vida transmitiéndoles valores a través del deporte, la convivencia y el trabajo en equipo son aspectos fundamentales. Me exigió la actualización permanente, la búsqueda de metodologías y también aprendí mucho entrenando a aquellas jugadoras que más les costaba incorporar o modificar aspectos del juego, las que tienen más capacidad aprenden rápido.

En la formación de las jugadoras de voleibol, hay una etapa de iniciación que se da en los primeros acercamientos. ¿Qué características particulares creés que tiene la práctica del voleibol durante esa etapa infantil en comparación con otros deportes?

El voleibol es un deporte de rebotes y en comparación con los deportes que permiten el control y la conducción de la pelota exige que los entrenadores utilicen el juego como parte importante del proceso de captación y metodológico para incorporar los aspectos técnicos y de interpretación del juego. El juego reducido y el conocimiento de qué aspectos se desarrollan en cada una de estas etapas son muy importantes para el entrenador de las categorías de base.

¿Qué beneficios y dificultades considerás que tiene un deporte colectivo como este para la formación de los niños y las niñas que empiezan a practicarlo?

Practicar cualquier deporte tiene beneficios muy importantes que influyen positivamente en el desarrollo del niño en su aspecto físico y emocional.


En particular el deporte de conjunto exige una socialización y una integración a un grupo que tiene objetivos comunes dentro y fuera de la cancha, estos aspectos obligan a enfrentar aspectos de la convivencia diaria que los preparan no solo para el deporte en particular sino para la vida.


El voleibol exige una dependencia mayor de cada uno de los integrantes del equipo porque cada acción de juego individual condiciona la siguiente, esto por ser un deporte de acciones encadenadas.


Los estados emocionales individuales influyen porque los integrantes del equipo están en un espacio reducido donde la comunicación verbal y gestual se interpreta fácilmente.


Estos aspectos tienen que ser conocidos por los entrenadores para tener los recursos pedagógicos necesarios para abordarlos.

Muchos psicólogos destacan la importancia de lo mental para llegar y mantenerse en el nivel de la alta competencia. ¿Creés que este es un aspecto que se debe abordar desde la etapa formativa o que la iniciación tiene que ser exclusivamente lúdica, recreativa?

Un aspecto no invalida al otro, las etapas de iniciación deben ser lúdicas y recreativas pero considero que los entrenadores de categorías de base tienen que tener un conocimiento profundo de los aspectos psicológicos más importantes de cada una de las etapas de desarrollo de los niños y jóvenes. También de las diferencias que hay entre el hombre y la mujer para saber comunicarse mejor e interpretar las necesidades individuales y colectivas.


Creo que la incorporación de psicólogos a los staff tanto en los programas de desarrollo como en los de alto rendimiento influyen positivamente en el trabajo de los entrenadores, no solo aportando su experiencia en la detección y resolución de conflictos individuales y colectivos sino también como coach de los entrenadores.

En este sentido, ¿cómo se trabajan las emociones propias de las derrotas y los triunfos en las competencias de estas categorías?

Hay que saber acompañar y ayudar a interpretar como entrenadores las derrotas y los triunfos.


Que no solo el que gana o sale campeón sirve o es exitoso, aunque todos juegan para ganar, considero muy importante darle valor al camino recorrido, a la preparación que realizamos, cómo nos entrenamos, el esfuerzo que hicimos, y que dejamos todo en la cancha.


Vivimos en una sociedad muy exitista y en particular en Argentina la influencia del fútbol en cuanto al éxito a temprana edad potencia la influencia de los entornos de los chicos, todos los padres quieren tener un Maradona o un Messi y en la mujer la influencia de los entornos aún es mayor.
En cualquier actividad se puede ganar o perder: lo importante es cómo, con qué valores.

La clasificación de las Panteras a los Juegos Olímpicos es, sin dudas, un gran estímulo para el voleibol femenino, en general, y para las niñas y adolescentes que quieran empezar a practicarlo, en particular. ¿Cómo pensás que se transforma ese impulso generado por la difusión que tiene el logro obtenido en una adhesión placentera que perdure a lo largo de la vida de esas jóvenes?

El camino recorrido para la clasificación a los juegos Olímpicos de Río permitió que durante estos cuatro años el equipo femenino de voleibol y por la gestión del presidente de la FEVA, Juan Gutiérrez, se disputarán en Argentina una gran cantidad de partidos internacionales. Esto permitió que en todo el país las Panteras pudieran vincularse con la gente y tener un reconocimiento por sus desempeños.


Fue y es muy importante que los chicos tengan referentes femeninos en el voleibol de alto nivel, cosa que no pasaba anteriormente, y que quieran ir a ver a la selección femenina de voleibol y tener contacto con sus jugadoras.


Esto produce un efecto multiplicador en cantidad de jugadoras, involucra a la familia, estimula y alienta a tener un objetivo.


El desafío es seguir este camino de difusión del voleibol en todo el país, que la selección llegue a todos lados y que el vínculo que se generó con el público siga creciendo.

Considerando tu experiencia con el deporte femenino, ¿qué importancia creés que tiene la cuestión del género en ese momento de iniciación en el deporte? ¿Cómo pensás que influye en el voleibol en particular?

La diferencia que existe entre el voleibol femenino y masculino tanto en la iniciación como en el resto de las categorías tiene que ver fundamentalmente las diferencias que existen entre un hombre y una mujer y que deben ser tenidas muy en cuenta por los que conducen los diferentes grupos.


Es muy importante saber que el aspecto emocional y la comunicación son elementos a tener en cuenta en la conducción de los grupos femeninos, que el ámbito de armonía en la convivencia tiene en la mujer un valor importante.


En cambio, el hombre está más enfocado a obtener resultados y alcanzar objetivos, se preocupa más por la tarea y, en la resolución de los conflictos, el hombre conflicto solucionado, conflicto cerrado.


El entrenador de los grupos femeninos debe conocer profundamente las características psicológicas de la mujer y sus etapas de desarrollo, tendrá más posibilidades de tener éxito en la conformación de grupos de competencia.


En el voleibol influye en particular porque, como enuncié anteriormente, los integrantes de un equipo se encuentran en un espacio reducido y tanto la comunicación verbal como gestual tienen una influencia mayor cuando hay conflictos no resueltos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

PLAYDEPORTIVO TV

GALERÍA DE IMAGENES